Disipando los mitos que rodean a los lubricantes grado alimenticio (4/6)

Mito 4. Los lubricantes de grado alimenticio son solo para su uso en empresas donde se procesen alimentos.

En años recientes, los lubricantes de grado alimenticio han encontrado su destino en un amplio y sorprendente número de aplicaciones de proceso especializado, entre los que se incluyen la manufactura de material de empaque para alimentos, farmacéuticas, cosméticos, alimento para mascotas, productos de consumo y muchos otros sectores que necesitan un estándar alto de limpieza e higiene. Por lo tanto, al utilizar lubricantes H1 o de grado alimenticio, las compañías han agregado la seguridad de que, cualquier contacto con el lubricante no comprometa la calidad o inocuidad del producto, ya sea agregando olores, cambio de sabor u otras características indeseables. Los lubricantes certificados bajo la ISO 21469:2006, no solo deben cumplir con los requisitos establecidos en 21 CFR§ 178.3570, sino que también requiere que se realice un análisis de riesgos potenciales, análisis y revisión de las etiquetas por un organismo certificador externo calificado. Otra razón importante sobre porque los manufactureros de lubricantes están certificando sus productos en ISO 21469 es que este estándar aplica para los lubricantes utilizados en sectores más allá del procesamiento de alimentos, incluyendo materiales de empaque para alimentos, farmacéuticos y para consumo animal (Mascotas, Ganado Etc).

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>