Explorando los límites externos de la heliosfera

Una serie de descubrimientos revolucionarios se hicieron cuando la sonda espacial Voyager se acercó y cruzó el choque de terminación (TS – Termination Shock) y entró en la en la heliofunda en su camino hacia la heliopausa, el límite exterior del dominio del Sol en el Universo. Estas mediciones y resultados del IBEX (Interstellar Boundary Explorer – Explorador del Límite Interestelar) y Cassini han alterado significativamente la comprensión de cómo el Sistema Solar interactúa con el medio interestelar y también han confirmado cuantitativamente una serie de predicciones científicas sobre el límite de la región heliosférica. El TS que es donde el viento solar ya no puede mantener su velocidad supersónica, ya que empuja contra el medio interestelar, siempre había sido aceptado como el conductor de la aceleración del ACR (Anomalous Cosmic Ray – Rayo Cósmico Anómalo), pero cuando las sondas Voyager cruzaron el TS, tampoco encontraron evidencia de que el TS local sea la fuente de los ACR. Actualmente, la fuente de los ACR es un tema de debate científico encarnizado. Además, en consonancia con las predicciones teóricas previas, la mayor parte de la energía del flujo supersónico no caliente el viento solar circundante pero probablemente entre en supra-termales (No medibles con los instrumentos de las Voyager). Las observaciones más recientes pueden indicar la presencia de una región de transición inesperada en la que el flujo del viento solar hacia el exterior, se estanca.

Los mapas ENA (Energetic Neutral Atom – Átomo Energético Neutro) del IBEX y Cassini muestran un “Listón” imprevisto de emisiones de la heliosfera exterior, aparentemente ordenado por el campo magnético interestelar local. Este “listón” evoluciona en escalas de tiempo tan cortas como seis meses, lo que demuestra que la interacción heliosfera / Medio Interestelar es altamente dinámica. El papel del campo magnético interestelar en la conformación de la heliosfera exterior es más fuerte de lo esperado antes de la reciente afluencia de nuevos datos. Los modelos basados en estas observaciones sugieren que el campo magnético interestelar local proporciona la mayor parte de la presión en la nube local. Los resultados inesperados de las Voyager, IBEX y las observaciones de Cassini demostraron lo poco que se sabe acerca de las interacciones de las estrellas con los entornos interestelares.

Referencias

The Heliosphere
NASA Website

Voyagers in the Heliosheath
NASA Website

IBEX Website

IBEX Graphics

Voyager Spacecraft
NASA Website

The Heliosphere
MIT Website

The Termination Shock
Sun | Trek

The Outer Heliosphere: The Next Frontiers
Klaus Sherer, Horst Fichtner, Hans Jörg Fahr & Eckart Marsch

Imaging the three-dimensional wind
Mike Gruntman

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>