Vida Extraterrestre – La Pregunta

De todas las cosas que pueden cambiar el panorama de la humanidad, una de las más grandes sería el contacto con vida inteligente originada en otro planeta. En la historia, hemos tenido episodios que podríamos denominar como “Cambia-paradigmas”. Cuando Galileo, en aquel lejano enero de 1610, observó por primera vez las lunas de Júpiter, marcó el inicio del fin de que la idea de que la Tierra era un emplazamiento único en el Cosmos. La publicación de su manuscrito Sidereus nuncius en Venecia en marzo del mismo año, inició la propagación del conocimiento de que alguien tenía evidencia incontrovertible de que nuestro planeta ya no sería visto como excepcional. El genio había salido de la botella.

Otro evento “Cambia-paradigma” fue la ‘muerte’ de la excepcionalidad humana, desarrollado por Charles Darwin y sus contemporáneos. La idea de que los humanos solo somos una pequeña rama en el vasto árbol de la vida cambio para siempre nuestra visión de nosotros mismos como una especie única a la cual se le había otorgado el planeta Tierra como patrimonio. Nos convertimos en animales, al igual que muchos otros, pero sin duda, un animal con tremendo poder para cambiar el mundo, y aun así, una especie que tiene ‘parentesco’ con otras. La excepcionalidad de la humanidad se reduce al orgullo continuo de nuestro intelecto y avance tecnológico.

Mientras que sabemos de otras especies terrestres que utilizan herramientas y que poseen cierto grado de inteligencia, el descubrir que (Hasta el momento) no haya otras especies comparables a nosotros, ha permitido el que continúe la creencia de que la humanidad es excepcional y que ‘le ha sido otorgado el dominio sobre las especies vivas’. Aún lo no-religiosos pueden apuntar que la humanidad se dispersó desde África hacia el resto del mundo, explotando todos los ambientes y los nichos, como una especie de “Destino Manifiesto” de las especies. Si nos vamos al extremo, podríamos soñar en un futuro en el cual la humanidad ha dejado el planeta Tierra y se ha dispersado a través del Cosmos, en una marcha triunfante de conquista galáctica.

Pero ¿Qué tipo de Galaxia podríamos encontrar? Haciendo a un lado las obvias dificultades prácticas asociadas con el viaje interestelar ¿Es la Galaxia un lugar sin vida y estéril, con la Tierra siendo una única y preciosa cuna de vida inteligente? ¿O es el Universo un vecindario cosmopolita, con muchos planetas habitados por especies intelectual y tecnológicamente similares a nosotros? Por ello es que nos hemos hecho la siguiente pregunta.

¿Estamos solos?

El propósito de escribir esta entrada el día de hoy, es explorar esta pregunta. Mientras los pensadores imaginativos han especulado largamente sobre la posibilidad y naturaleza de vida en otros planetas, fue hasta el siglo XX que esta idea se volvió común. Al contrario que en las épocas previas, donde la discusión de vida extraterrestre solo era competencia de los académicos o intelectuales, la idea de los Extraterrestres ha penetrado la literatura, periódicos, películas, televisión, radio, internet y otras fuentes de información que el público disfruta. La idea de Extraterrestres, OVNIs, contactos del tercer tipo, reproducción inter-especies, etcétera, existen en varios grados en la literatura disponible para todos.

Esto nos lleva a preguntarnos, si los Extraterrestres existen ¿Cómo lucen? O quizás siendo más específico ¿Cómo creemos que pueden ser? Si vamos a una cenaduría en Guadalajara, Jalisco y le preguntamos a uno de los clientes acerca el aspecto de los Extraterrestres ¿Qué podría decirnos? ¿Qué tipo de respuesta obtendríamos si la hacemos a un comensal en Antigua, Guatemala? ¿Y si hubiéramos hecho esta misma pregunta hace 50 años?

¿Han notado que he estado utilizando la letra “E” mayúscula al escribir “Extraterrestre”? Esto tiene una razón, es para distinguir de manera explícita inteligencia Extraterrestre, con la cual la humanidad podría hipotéticamente competir por la ‘dominación galáctica’. Esto con la intención de distinguir a entidades inteligentes con vida extraterrestre en general, la cual puede ser más común en el Universo. Por ejemplo, algún día podrían aparecer Extraterrestres en nuestro espacio aéreo y decir “Llévenme con su líder”, o podrían atacar a nuestro planeta por la necesidad de obtener recursos. Un Tauntaun cruzando las praderas de un planeta que orbite Betelgeuse no es algo que podría identificar como inteligencia Extraterrestre. Una entidad inteligente sería aquella que podría escribir algo acerca del Tauntaun. Este Extraterrestre debería ser inteligente, no necesariamente ser poseedor de un gran avance tecnológico. Un cavernícola Extraterrestre puede contar como un ser inteligente, un Tauntaun, no.

De acuerdo, si, la idea de vida extraterrestre aplica para ambos, van de la mano, de la misma manera que la vida de todas las especies de la Tierra, están inextricablemente conectadas. Siendo así, esta conversación podrá expandirse a una discusión genérica de vida extraterrestre, más el enfoque será en Extraterrestres y como la imagen que se tiene de ellos ha evolucionado.

Hechos contra ficción

Bien, veamos primero algunos de los ‘pensamientos’ que quiero compartir con ustedes. Iniciemos con los diferentes tipos de información que ha guiado nuestra imagen colectiva de los Extraterrestres, los cuales podríamos dividir en tres tipos: i) No-Ficción; ii) Ficción; iii) En esta, podríamos decir que es aquella en los cuales la frontera entre la ficción y la no-ficción es realmente borrosa.

La No-Ficción podríamos decir que viene de uno de los mejores pensadores científicos de nuestra era, Carl Sagan, astrobiólogo y divulgador científico. Él y sus colegas pasaron una considerable cantidad de tiempo pensando en cómo deberían lucir los Extraterrestres, considerando el conocimiento de física, química, matemáticas y biología que tenemos. Los biólogos tradicionalistas están buscando vida en ambientes cada vez más extremos, extendiendo nuestra apreciación de la versatilidad de la vida considerando la presente en nuestro planeta. Pero, no todos los planetas son parecidos a la Tierra, y es posible que los Extraterrestres sean radicalmente diferentes de los humanos en lo que respecta a las sustancias que requieran para respirar (Si es que lo hacen), la temperatura a la cual se desarrollan, las sustancias químicas necesarias para sus metabolismos, y un largo etcétera. Hasta el momento, la ciencia no tiene una respuesta definitiva sobre la apariencia de los Extraterrestres, aunque si tenemos un gran progreso sobre el rango posible de comprensión al respecto. Ciertamente podemos discutir este material científico, si bien, la concepción pública de los Extraterrestres no tiende a provenir de las aulas escolares, sino de los medios de comunicación y la industria del entretenimiento.

Space, the final frontier” (Espacio, la última frontera), son las palabras de apertura de una de las más exitosas series televisivas de ciencia ficción de todos los tiempos, que fue la motivación para que muchos jóvenes televidentes se decantaran por estudiar alguna carrera científica. En Star Trek, la tripulación de la nave espacial Enterprise viaja a través de la Galaxia en búsqueda de ‘nuevas vidas y civilizaciones’. El Universo Star Trek consiste de una gran diversidad de especies, en el que muchos planetas hospedan vida inteligente. De hecho, si los Extraterrestres no existieran en el Universo Star Trek, el programa sería muy diferente. Sin los Klingons, Cardassians y los Romulans (Por nombrar algunos), los humanos en la nave estaría volando alrededor de la Galaxia, barrenando rocas estériles, en ocasiones encontrando algún hongo u otro microorganismo viviente en, no sé, digamos Epsilon Eridani IV. Esto, desde luego, no sería tan interesante como las interacciones políticas y sociales que dominan la serie.

Star Trek no es la única serie de televisión/películas que le ha dado forma a cómo imaginamos a los Extraterrestres. La escena de la cantina en la película Star Wars (Ahora conocida como Episodio IV, una Nueva Esperanza), nos muestra una amplia diversidad de entidades Extraterrestres, un “Miserable hervidero de Escoria y Villanía” como lo describe uno de los personajes, socializando entre ellos, incluyendo algunos con rasgos muy familiares a lo observado en la Tierra (Si, en este Universo, hay criaturas con aspecto humano muy similar al terrícola). En las posteriores películas de Star Wars, se fueron incorporando más criaturas. Aunque con algunas excepciones (Como Jabba The Hut), la mayoría de las formas de vida Extraterrestre son vagamente humanoides (Criaturas bípedas con extremidades y características que corresponden a los análogos humanos).

De hecho, la estructura bípeda de los Extraterrestres se encuentra tanto en lo hemos visto en las películas/series, como en el concepto que tiene el público sobre ellos. En un principio, en las películas los Extraterrestres tenían que ser bípedos porque los actores que los interpretaban eran humanos, claro está. Con las técnicas disponibles actualmente de gráficos por computadora, los productores de películas ya no necesitan que los Extraterrestres luzcan como humanos. Sin embargo, queda el problema de hacer películas con personajes con los cuales el público pueda relacionarse. Me cuesta trabajo imaginar una película de éxito que cuente la historia de dos amantes de una especie que implica tres géneros y que tienen el color y la consistencia de la gelatina sabor limón. La historia sería… bueno… demasiado ajena para que los aficionados al cine quisieran verla.

Esto nos trae a un punto importante. No importa la cantidad de aficionados a la ciencia ficción que ‘devoremos’ la última novela del escritor de moda, el tamaño de la comunidad de entusiastas de este género, es relativamente modesto. Incluso una popular novela de Extraterrestres alcanzará un número (Proporcionalmente hablando) pequeño de lectores. La ciencia ficción ha impactado al público cuando los Extraterrestres les son familiares. Además de las limitaciones de los actores humanos y la necesidad de proporcionar un personaje que la audiencia pueda relacionar, las historias de ciencia ficción deben ser accesibles para dicha audiencia. Por ejempo, Star Wars ha sido descrita como una aventura de capas y espadas, con una princesa capturada, con un príncipe que desconoce su herencia (Si Leia es princesa, Luke es príncipe, claro que sí), y un emperador malvado. Avatar ha sido llamada “Danza con lobos en el espacio” (Entre otras cosas), y es considerada como una analogía a la interacción entre los europeos y las comunidades precolombinas en América (Encuentren las cinco diferencias entre Avatar y Pocahontas). ¿Y qué me dicen del parecido entre Alien  y Jaws (Conocida en México como Tiburón)? Las historias de ciencia ficción son con frecuencia, un comentario indirecto de la sociedad o de la política, por ejemplo, Animal Farm (Rebelión en la Granja) de George Orwell, es una metáfora de la Revolución Rusa (De hecho, aplica para varias revoluciones), o Foundation (Fundación) de Isaac Assimov, y su analogía con el Imperio Romano.

Muchos ejemplos de representaciones ficticias de Extraterrestres reflejan las preocupaciones que albergaba la humanidad en ese momento. En la película de 1951 The Day the Earth Stood Still (El día en que la Tierra se detuvo) en la cual, un robot y un Extraterrestre advierten a la Tierra sobre los peligros de las armas nucleares, refleja el miedo post-guerra (Por lo de Hiroshima y Nagasaki), de manera similar, Edgar Rice Burroughs, en las historias de John Carter en Barsoom en 1912 están fundadas en los últimos vestigios del post-colonialismo, otro ejemplo son las historias de HG Wells, que reflejan el optimismo y preocupaciones de la era Victoriana.

Observando el cielo.

Mientras que platicamos del efecto del pensamiento científico y de lo mostrado en la ciencia ficción en la visión que tiene el público sobre los extraterrestres, queda la final, como remanente, que la idea que se forma en el punto de vista del público, es una poderosa mezcla de realidad y ficción, un misterio envuelto en un enigma, una mezcla de conspiración y fervor religioso, que le agrega sabor a la leyenda. Y desde luego, estoy hablando de OVNIs.

Los Objetos Voladores No Identificados son también denominados platillos voladores y la creencia general es que son naves espaciales. La pasión corre cuando se platica al respecto de este tema, estando aquellos que comparten la creencia de que no estamos solos en el Universo, pasando por los que creen que los reportes de OVNIs son originados por charlatanes, y finalmente, quienes consideran que algunos son bien-intencionados, pero a la vez, están simplemente confundidos en sus percepciones. Tenemos personas que reportan haber observado naves espaciales, mientras otros dicen que han tenido comunicación directa con Extraterrestres. De manera más reciente hay quienes reportan haber sido abducidos para varios propósitos, que van desde análisis biológicos hasta reproducción inter-especies. Por un lado, no hay duda de que quienes hacen esos reportes, parecen creer en esas experiencias completamente. Por otro lado, es también totalmente claro que este ‘campo’ está poblado también por fraudes, falsificaciones y estafadores.

Aunque muchos (La abrumadora mayoría) de las observaciones/contactos/abducciones son fácilmente descartables, algunas permanecen sin solución. Esta expresión (“Sin Solución”) no significa “Contacto Extraterrestre Real”, sino que permanecen ‘en el aire’ debido a que ese misterio ha llamado de cierta manera la atención del público, los medios, e incluso los gobiernos. El proyecto “Libro Azul (Blue Book) administrado por la US Air Force, es simplemente el más conocido de los protocolos iniciados por docenas de agencias gubernamentales relacionados con este ‘fenómeno’.

Los reportes en la prensa sobre encuentros Extraterrestres tienen un efecto amplificador, con personas observando los reportes y siendo susceptibles a llevar a cabo reportes confirmatorios adicionales. Es difícil explicar qué es lo que está pasando. Los creyentes en los OVNIs dirán que el incremento en los reportes de encuentros Extraterrestres simplemente refleja un pico en la actividad Extraterrestre. Los no-creyentes dirán que cualquier incremento refleja un espejismo grupal del mismo tipo que los nuevos reportes de avistamiento de la criatura de Loch Ness.

Independientemente del lado de la ‘ecuación’ en el que estemos situados, no hay duda de que cada informe en los medios, solo genera más reportes. La industria del entretenimiento con frecuencia incorpora detalles de esos informes en sus historias, así, estas historias ficticias llegan a una audiencia más amplia y les dice a los espectadores que esperar. Esto puede inducir a reportes adicionales, completando el ciclo.

No es mi intención resolver cuestiones acerca de: i) Existencia de vida extraterrestre; ii) La existencia de Extraterrestres inteligentes; iii) Visitas de Extraterrestres a nuestro planeta (Aunque claro, si puedo declarar mi humilde opinión al respecto de cada tema: i) Muy probable; ii) Probable, pero muy difícil de encontrar; iii) Poco improbable). El objetivo de esta serie de entradas (Si, ya son varias series iniciadas, todas tendrán seguimiento en el 2016, prometido) es platicar sobre la visión predominante que el público en general mantiene acerca de los Extraterrestres, en el pasado y en la actualidad.

Hasta que no encontremos Extraterrestres, continuaremos soñando con ellos. Lo que nosotros pensamos acerca de su apariencia nos dice más que lo que ellos nos han dicho (Je). No sé si alguna vez encontraremos vida Extraterrestre, pero hasta que lo hagamos, les invito a unirse a un servidor y contemplar el cielo a medianoche y seguirnos maravillando.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *