Vida Extraterrestre – Inicio del Concepto

Un platillo plateado flotante, tal vez puntuado con luces de colores. Un diminuto ser gris, con ojos grandes, negros, sin alma, con forma de almendra. Voces fantasmales y telepáticas. Una losa dura y gélida. Instrumentos médicos de plata. Empujones y golpes, especialmente alrededor de la ingle. Luego regresas a donde estabas, con una inquietud y un período de tiempo sin explicación.Estos son los elementos de muchos cuentos alienígenas modernos. Durante más de 70 años, la humanidad ha construido lentamente un mito alrededor de los extraterrestres. Incluso aquellos de nosotros que no tenemos experiencia personal con OVNIs, platillos voladores, o algo por el estilo conocemos la historia. En este blog, platicaremos de dónde han surgido esos elementos. Como veremos, esa narración particular es reciente, construida a partir de un puñado de cuentos de progenitores y reforzada por el hecho de que se le repite una y otra vez tanto persona como persona en los medios.

Pero, aunque la fascinación del público en general por la cuestión de la vida extraterrestre ha crecido enormemente en el último siglo, el interés no es nuevo.

En esta entrada, te encontrarás con eruditos del Renacimiento que hicieron la pregunta (Y algunos que murieron por su temeridad). Aprenderá sobre las ideas presentadas en el siglo diecinueve, algunas de buena fe y algunas falsificaciones para generar publicidad. Aprenderá sobre lo que nuestros antepasados ​​pensaron sobre nuestros vecinos celestiales: la Luna y Marte.

Y entonces comenzamos. Para discutir lo que significa la existencia de vida extraterrestre, primero debemos responder una pregunta diferente, específicamente la de si existen otros planetas. Después de todo, si no hay otros planetas, es difícil siquiera preguntar si la vida existe en lugares distintos de la Tierra.

La historia comienza, como ocurre a menudo, con los primeros griegos. Los escritos de Aristóteles tuvieron el mayor impacto en la cuestión, y su argumento se arraigó en su física y cosmología. Por ejemplo, Aristóteles postuló un universo geocéntrico, en el cual la Tierra estaba en el centro, rodeada por una esfera de estrellas en posiciones fijas. Entre los dos había otras esferas, cada una con el sol, la luna y los planetas errantes. Estos planetas errantes no se imaginaron que fueran similares a la Tierra. Las teorías físicas de Aristóteles postulaban cuatro elementos: aire, fuego, tierra y agua. Él afirmó que cada uno de ellos tenía una afinidad natural. La Tierra se hundió hacia el planeta, el fuego huyó del planeta, mientras que el agua y el aire tenían afinidades intermedias. De acuerdo con su lógica, esto implicaba que no podría haber más que un planeta.

De lo contrario, la tierra no sabría dónde caer… hacia nuestro planeta o hacia algún otro. La lógica era simple y la conclusión convincente. (También es una acusación mordaz del papel de la lógica pura en el discurso científico sin orientación empírica.) Si bien hubo ideas de la competencia en ese momento, la posición de Aristóteles dominó el pensamiento académico durante unos 2,000 años, aproximadamente.

Si la cuestión de la vida extraterrestre dependía primero de la existencia de planetas no terrestres, la primera grieta en la armadura de la lógica aristotélica se puede remontar a Nicolás Copérnico. Justo antes de su muerte en 1543, se publicó su libro Sobre las Revoluciones de las Esferas Celestiales (De revolutionibus orbium coelestium). En él, postuló una cosmología muy diferente. En su teoría heliocéntrica, el sol estaba en el centro del universo y todos los planetas, incluido el nuestro, giraban en torno a él. Y, por supuesto, si la Tierra no es central para el universo, entonces es probable que tampoco lo sea la humanidad. Copérnico no escribió acerca de las implicaciones de su teoría sobre la cuestión de la vida extraterrestre, pero para otros era claro que lo perseguían.

El fraile dominico Giordano Bruno, nacido apenas cinco años después de la muerte de Copérnico, era un poco del tipo “católico chico malo”. Eventualmente quemado en la hoguera por herejías religiosas, cuestionó muchas de las ideas aceptadas en ese momento. Pertinente a nuestros intereses aquí, postuló que, si nuestro sol era una estrella rodeada de planetas, entonces todas las estrellas serían soles rodeados de planetas. Si nuestro planeta tenía vida, entonces otros también lo tendrían.

El Mensajero Sideral (Sidereus nuncius) de Galileo, publicado en 1610, redujo aún más la idea del ‘excepcionalismo’ terrestre. Vio las lunas de Júpiter y describió la superficie de la luna de la Tierra como montañas y topografía similar a la Tierra. Su contemporáneo Johannes Kepler fue aún más aventurero, sugiriendo que la luna estaba habitada, con personas viviendo en cuevas en el lado de los cráteres. El ‘genio de los extraterrestres’ estaba fuera de la botella.

Los años siguientes involucraron discusiones típicas del período entre teólogos, filósofos y científicos nacientes. En un período en el que la instrumentación científica no fue suficiente para resolver el debate (Un estado de cosas que persiste hoy en día), no es sorprendente que imagines a las personas inteligentes de la época intentar razonar y proponer muchas hipótesis. No hubo un ganador convincente en el debate sobre si otros mundos llevaban vida. Sabíamos que había otros planetas en nuestro sistema solar y que otras estrellas albergarían sus propios planetas. Pero, en un período de la historia en el que personas cultas creían que la vida provenía de un Creador, a diferencia de los procesos naturales, es difícil imaginar un progreso sustancial en la cuestión sobre la base de la razón sola.

Dos avances importantes en el conocimiento científico en la década de 1850 y 1860 pusieron la discusión en un terreno más sólido. Primero, Charles Darwin publicó su teoría de la evolución en 1859, que tenía una implicación obvia para la vida extraterrestre como lo fue para la variante terrenal (On the Origin of Species). En segundo lugar, la década de 1860 fue la década en la que los físicos comenzaron a usar la espectroscopia de una manera seria. La espectroscopia temprana usó prismas para separar la luz en sus colores constituyentes. Por ejemplo, estudiar la luz absorbida o emitida por un gas permite a los científicos determinar su composición. En 1868, las investigaciones espectroscópicas de la luz emitida por el sol revelaron una línea amarilla brillante que no podía atribuirse a los elementos conocidos, lo que llevó a Sir Norman Lockyear a postular que el sol contenía un elemento desconocido que él llamaba helio (Basado en el Dios Griego Helios). Esencialmente, la espectroscopia permitió a los científicos hacer un análisis químico sin tocar el objeto que se estudia.

De manera similar, los científicos podrían utilizar sus espectroscopios en luz proveniente de los planetas del sistema solar. Al estudiar el espectro, es posible determinar las sustancias en la atmósfera planetaria. La observación de oxígeno, nitrógeno y agua indicaría que la atmósfera del planeta era como la nuestra, donde sabemos que existe la vida. Combinado con el conocimiento que obtenemos de la evolución, parece probable que la vida se pueda formar en cualquier lugar donde haya un ambiente favorable. No es un argumento hermético, pero ciertamente es plausible y volveremos hacia él, en alguna publicación posterior. Desde mediados hasta finales de 1800 marca el punto donde las respuestas a la cuestión de la vida extraterrestre se hicieron accesibles a través del dominio de los instrumentos científicos.

En este período, los telescopios fueron lo suficientemente buenos como para poder estudiar la superficie de la luna en detalle. Para todos, excepto algunos excéntricos, estaba claro que era una pelota sin vida, o al menos eso parecía. Sin agua, sin atmósfera, nada más que rocas y cráteres. Con la luna fuera de la imagen, la atención del científico se dirigió a Marte y Venus, ya que eran nuestros vecinos planetarios. En una entrada posterior, me gustaría tocar esta fascinación con los vecinos hablando sobre extraterrestres en la ciencia ficción.

1835 La Farsa de la Luna

Antes de continuar nuestra historia de la búsqueda de la vida extraterrestre en los planetas cercanos, debemos recordar que este tema no trata solo de lo que piensan y piensan los científicos, sino también de lo que piensa el público. Antes de que la ciencia pudiera desacreditar por completo la idea, la posibilidad de vida lunar se veía como plausible. Una serie de historias en el New York Sun en agosto de 1835 trajeron a los extraterrestres a sus lectores de una manera dramática y llamativa.

Para comprender mejor el cuento, se requiere retroceder en el tiempo unos cinco años antes de que comience y echar un vistazo al periodismo de principios del siglo XIX. En 1830, los periódicos eran diferentes de los que tenemos ahora. Habitualmente, solo había dos tipos de periódicos en esa época: los políticos y los comerciales. Los políticos fueron publicados por los partidos políticos para avanzar en su agenda específica, mientras que los comerciales fueron escritos para que la comunidad empresarial informara a los ricos sobre lo que estaba sucediendo en la esfera económica. Los equivalentes modernos de este último podrían ser el Wall Street Journal o el Financial Times. Los periódicos se vendían por suscripción y costaban seis centavos por día o unos veinte dólares al año. Eso era bastante dinero en ese momento, y, en consecuencia, los periódicos tendían a ser leídos a detalle y podían tener una circulación de cien a doscientos lectores. Los periódicos eran conservadores, porque tendían a respaldar el material en sus páginas. (Aunque su política podría no ser conservadora, de hecho, podrían ser bastante radicales.) En cierto modo, llevar un anuncio era un respaldo.

El mundo cambió el 3 de septiembre de 1833, cuando Benjamin Day comenzó a publicar el New York Sun. Tal vez la historia más famosa escrita en el Sol fue el editorial de 1897 “¿Hay un Santa Claus?” (Más comúnmente llamado “Sí, Virginia, hay un Santa Claus”). Sin embargo, en 1833, el Sun cambió las reglas del juego, ya que se vendía por un centavo por copia. Fue el primero de los periódicos en la ciudad de Nueva York que se convirtió en lo que se conocía como la “prensa de centavos”. Debido a que el costo era menor, la única forma en que los periódicos como él podían mantenerse en el negocio era a través de las ventas por volumen. La frase “Extra, extra, lea todo al respecto” surgió a partir de este momento. En los meses previos a la historia que estoy a punto de contar, la circulación diaria del New York Sun había alcanzado unas 20,000 copias. Las prensas de centavos estaban más cerca de lo que actualmente llamamos tabloides, llenas de rumores e historias del papel secante de la policía, llenas de detalles salaces. Si llevaban un anuncio, ciertamente no implicaba un endoso. Los lectores esperaban ser entretenidos e informados. Y, como veremos, de uno de esos periódicos surgió uno de los primeros frenesíes mediáticos. El viernes, 21 de agosto de 1835, el Sun publicó un pequeño aviso en la segunda página del periódico: “Acabamos de enterarnos por medio de un eminente editor en esta ciudad que Sir John Herschel en el Cabo de Buena Esperanza ha realizado algunos descubrimientos astronómicos de la descripción más maravillosa, por medio de un inmenso telescopio de un principio completamente nuevo “.

Sir John Herschel fue un excelente científico y matemático. Hijo de Sir William Herschel (Descubridor del planeta Urano), construyó un telescopio con un diámetro de 18 pulgadas y una distancia focal de 20 pies que le permitió explorar el espacio con gran detalle. Por su trabajo científico, fue nombrado Caballero de la Real Orden Gülfica en 1831. Partió de Inglaterra hacia Sudáfrica en el otoño de 1834, llevando su telescopio consigo. El objetivo era estudiar el cielo del sur. Dada la reputación de Hershel, tal vez no sea sorprendente ver un anuncio de su trabajo si hubiera avanzado en la instrumentación astronómica. El público de 1835 estaba tan fascinado por el espacio como lo estamos hoy. Otros periódicos en Nueva York no mencionaron el anuncio. El martes 25 de agosto, el Sun comenzó a publicar una serie de columnas durante seis días describiendo la observación de la vida en la superficie de la luna. Y no solo se observaron las formas de vida ordinarias, sino la vida inteligente con una civilización avanzada. Sin embargo, el primer día fue un poco más ordinario.

Describió un nuevo telescopio. La serie de columnas se tituló “Great Astronomical Discoveries Lately Made by Sir John Herschel” (Grandes Descubrimientos Astronómicos Realizados Recientemente por Sir John Herschel) y se suponía que sería una reimpresión de un suplemento del Edinburgh Journal of Science. En esencia, esto era como si el periódico estuviese reimprimiendo un número especial de una revista científica escocesa, aunque el editor les dijo a los lectores que algunos detalles técnicos y matemáticos habían sido omitidos. El artículo del periódico fue acompañado por una nota editorial que decía: “Comenzamos esta mañana la publicación de una serie de extractos del nuevo Suplemento de la Revista de Ciencia de Edimburgo (Edinburgh Journal of Science), que nos han sido cortésmente provistos por un caballero médico de Escocia, como consecuencia de un párrafo que apareció el viernes pasado en el Courant de Edimburgo. La porción que publicamos hoy es una introducción a los descubrimientos celestiales de mayor interés y más universal que cualquier otro, en cualquier ciencia aún conocida por la raza humana”. Sin embargo, en realidad, el Edinburgh Journal of Science había suspendido la publicación dos años antes, pero eso era no conocido de manera extensa.

El primer día describió un nuevo telescopio, con una lente de 24 pies de diámetro, hecho de excelente vidrio. El peso de la lente era de un poco más de siete toneladas. Eso sí, el telescopio más grande jamás construido con una lente (en lugar de un espejo) tenía un diámetro de 49 pulgadas. Pero el telescopio se volvió aún más extravagante. Debido a su gran tamaño, era capaz incluso de estudiar “la entomología de la luna, en caso de que ella tuviera insectos sobre su superficie”. Esa es una afirmación bastante impresionante. Además del gran telescopio, el excelente rendimiento fue posible gracias al uso de un “microscopio de hidro-oxígeno” para iluminar la imagen. Esencialmente, la afirmación era que el telescopio alimentado en un microscopio y por lo tanto la capacidad de estudiar de cerca la superficie de la luna se logró.

Si lees el artículo original, te sorprenden la presencia de muchos detalles que lo hacen sonar más auténtico, como el fabricante de la lente, el nombre del asistente de Herschel y la relación del asistente con el famoso padre de Herschel. Hoy en día, esta atención a los detalles suena como el resultado de un periodista de investigación dotado y diligente. Sin embargo, como veremos, fue un cuento encantador, contado con suficiente detalle para convencer a muchos lectores.

El segundo día de la saga comenzó con una discusión sobre por qué era necesario colocar el telescopio en el hemisferio sur, pero finalmente se convirtió en intrascendente y describió lo que Herschel vio mientras miraba la superficie de la luna o, como declaraba el artículo, “Ya no ocultaré a nuestros lectores los descubrimientos más generales y altamente interesantes que se hicieron en el mundo lunar”. ¿Qué vio él?

Bueno, lo primero que se observó fue roca basáltica, pero cuando la Tierra cambió, lo que se movió a su campo de visión fue un estante de roca “profusamente cubierto con una flor roja oscura”, similar a las amapolas rosadas vistas en los campos de maíz terrenales. Más inspecciones revelaron árboles, pero solo uno, grande y con reminiscencias de tejos en la Tierra. Se había observado vida alienígena, pero solo de la variedad vegetal.

La búsqueda posterior reveló cristales hermosos, enormes, violetas, vibrantes de color y bermellón. Paisajes más allá de lo imaginable y un vasto bosque, esta vez con árboles “de todo tipo imaginable”, el autor reportó continuas manadas de cuadrúpedos marrones que se parecían mucho al bisonte. Los bisontes fueron seguidos por gregarios, cabras-unicornio “azuladas tipo plomo”. Pelícanos, grullas, una criatura anfibia, esférica extraña que rodaba a lo largo de las playas: se había observado la vida animal.

El artículo del día tres hablaba de más geología y la primera observación de vida lunar inteligente, aunque primitiva. Esta vida tomó la forma de un bípedo, sin cola, un castor que llevaba a sus crías en sus brazos y vivía en pequeñas chozas. El humo en las proximidades de las cabañas reveló que los castores habían conquistado el fuego. Según el artículo, la cuestión de la vida inteligente extraterrestre había sido definitivamente respondida, aunque lo mejor estaba por venir.

El día cuatro fue tal vez el punto culminante de la narración, cuando se observaron humanoides inteligentes. Tenían cerca de cuatro pies de alto y estaban cubiertos con cabello corto y brillante color cobre, excepto en sus rostros. Sus rostros eran amarillentos, similares a un orangután. También tenían alas. Las alas tenían forma de murciélago, por lo que el autor las llamó Vespertilio-Homo (U hombre murciélago). Mientras los observadores veían el comportamiento de las criaturas, el artículo aplazó una discusión sobre lo que vieron para un artículo posterior y más detallado. La humanidad ya no estaba sola en el universo.

 Sería difícil para el día cinco eclipsar las revelaciones del día anterior. La costumbre literaria requiere un desenlace. El artículo discutió más geología, observaciones de océanos, islas, etc. Sin embargo, un valle particular destacaba con colinas construidas de mármol blanco como la nieve o tal vez cristal semitransparente y adyacentes a una montaña en llamas, ya que en este valle se levantaba lo que parecía ser un templo abandonado, de forma triangular y hecho de puro zafiro. El techo estaba construido de un metal amarillo, con forma de llama en la construcción. Como el templo parecía abandonado y todos los observadores vieron vuelos de palomas lunares que aterrizaban en los pináculos del techo, no pudieron especular sobre el significado de las imágenes del templo. Una búsqueda más profunda reveló otros dos templos ubicados a una distancia lejana.

 El día seis fue la última entrega de la saga de Vespertilio-Homo. Los astrónomos vieron más murciélagos, esta vez más cerca de los templos. Estos murciélagos eran más grandes que los anteriores, de color más claro y “en todos los aspectos una variedad mejorada de la raza”. Felices y sociables, estas nuevas personas se sentaron en grupos pasando el tiempo, “No tuvimos oportunidad de verlos en realidad dedicado a cualquier trabajo de la industria o el arte; y hasta donde pudimos juzgar, pasaron sus horas felices recogiendo varias frutas en el bosque, comiendo, volando, bañándose y holgazaneando en las cumbres de los precipicios “. Con estas observaciones, el finaliza el registro del estudio de Vespertilio-Homo.

 El artículo continúa diciendo que los astrónomos dejaron el telescopio y se acostaron, solo para despertarse al día siguiente y descubrir que el telescopio se había alineado inadvertidamente con el sol y la imagen resultante comenzó a incendiar el edificio. Afortunadamente, no se había producido ningún daño grave, pero tardaron varios días en limpiar el hollín y el desorden, momento en el que la luna ya no se encontraba en el cielo nocturno. Herschel luego se dedicó a estudiar los anillos de Saturno, que descubrió que eran restos de dos mundos que habían colisionado.

 Herschel estaba ocupado catalogando sus observaciones de estrellas que había visto, por lo que sus asistentes volvieron a mirar a la luna, esta vez viendo una forma incluso superior de Vespertilio-Homo. “Eran de una belleza personal infinitamente mayor, y aparecieron en nuestros ojos apenas menos bellos que las representaciones generales de los ángeles por las escuelas de pintores más imaginativas”. El autor (uno de los asistentes de Herschel) concluyó diciendo que postergaría la discusión de estas personas angelical murciélago hasta Herschel podría escribir algo él mismo. Huelga decir que el Herschel real no tuvo parte en esto. En realidad, estaba investigando al sur del ecuador y se sintió más que ofendido cuando más tarde escuchó las libertades que se habían tomado con su reputación.

 Entonces terminaron las seis columnas en el Sun. ¿Qué impacto tuvieron estas columnas en el público? Bueno, simplemente, fue enorme. El Sun vendió su circulación total de aproximadamente 20,000 ejemplares. Además, los periódicos que compiten en Nueva York reimprimieron la historia. Aproximadamente 100,000 copias del artículo se imprimieron solo en la ciudad de Nueva York (en un momento en que la población de Nueva York era de solo 300,000). Sin radio, ni siquiera con telégrafo, la historia viajó por todo el país con relativa lentitud, aunque llegó en las principales ciudades del este como Boston, Filadelfia y Baltimore en cuestión de días. Les tomó un par de semanas llegar al Medio Oeste y un mes a Europa. Revistas en inglés y francés reimprimieron los artículos, sin nombrar el origen del material como un periódico de prensa de centavos en los Estados Unidos. La historia incluso se reimprimió en Edimburgo. Dado que el Sun atribuyó la fuente original al Courant de Edimburgo, presumiblemente los escoceses sabían que era falso, pero lo reimprimieron de todos modos.

Si bien la circulación del Sol no cambió drásticamente con la historia, sí imprimieron un folleto que contenía las seis columnas, acompañado de varias litografías que mostraban representaciones imaginarias de los descubrimientos de Herschel. Uno de estos se reproduce en la siguiente figura, mientras que el Sun nunca reveló cuántos panfletos se vendieron, los escritores posteriores estimaron que el número sería de aproximadamente 60,000. A un costo de doce centavos por panfleto, el Sun terminó ganando bastante dinero.

Esta litografía no apareció en los periódicos, pero se incluyó en un folleto posterior impreso por el New York Sun, que incluía los seis artículos que detallaban el engaño lunar de 1835, así como varias figuras que daban un énfasis dramático al texto. Crédito Nueva York Sun.

Con 100,000 copias de la historia impresas en Nueva York, junto con un gran número impreso en otros lugares de los Estados Unidos y el mundo, el engaño lunar de 1835 fue uno de los primeros eventos mediáticos y algo que hubiera sido imposible solo cinco años antes. La invención de prensas de vapor, junto con papel menos costoso, hizo que fuera económico producir periódicos en grandes cantidades. Cuando esto se combinó con el modelo de negocio que vendió los periódicos por un centavo y utilizó, por primera vez, vendedores de periódicos en las esquinas para venderlos, se pudo llegar rápidamente a un gran número de personas. El engaño también tuvo un impacto en el periodismo como un todo, comenzando una discusión sobre la cuestión de los estándares en el periodismo y si los periodistas tenían la obligación de informar la verdad.

No pasó mucho tiempo antes de que se reconociera que el informe del Sun era un engaño, pero hubo un breve período de tiempo en que el público en general quedó paralizado por la idea de la vida extraterrestre. Los eruditos de la época todavía debatían la cuestión de si la Luna podría albergar vida. La evidencia fue bastante fuerte en contra, sobre todo al ver a La luna pasar frente a las estrellas. La imagen de las estrellas en telescopios permaneció nítida hasta el último segundo, lo que sugiere que la Luna no tenía atmósfera. El aire en la Luna habría hecho borrosas las imágenes de las estrellas. Sin embargo, mientras el debate continuó entre la comunidad de académicos, la pregunta fue mencionada menos entre el público. La historia del Sun lo puso en primer plano. El pensamiento sobre extraterrestres era ahora la corriente principal.

Marte

Mientras que la farsa lunar de 1835 fue un evento totalmente ficticio, la cuestión de la vida en Marte permaneció científicamente acreditada durante mucho más tiempo. Por un lado, Marte está mucho más lejos de la Tierra, por lo que es mucho más difícil de imaginar. Además, el diámetro de Marte es dos veces más grande que la luna, lo que hace que el planeta sea más parecido a la Tierra. Los casquetes polares se observaron en Marte ya a mediados del siglo XVII y se estudiaron con cierto detalle por William Herschel (El padre de John Herschel, mencionado en la farsa lunar). De hecho, la especulación sobre la cuestión de la vida en Marte (Especialmente vida inteligente) alcanzó un tono febril a finales de 1800.

Quizás el mejor lugar para comenzar esta historia es con el astrónomo francés Camille Flammarion. Era un divulgador de la ciencia, y sus lectores tenían la misma probabilidad de ser académicos como miembros del público general educado. Su primer libro La Pluralité des mondes habités (La pluralidad de los mundos habitados) se publicó en 1862 y planteó la idea de que había muchos mundos habitados en el universo. No fue el primero en sugerir la idea, pero fue uno de los primeros en sugerir que los extraterrestres podrían ser realmente extraños, en lugar de simples variantes en los humanos. En dos de sus libros, propuso varias especies exóticas, incluidas plantas inteligentes.

Su libro Astronomie populaire fue publicado en 1880 y traducido a la English Popular Astronomy en 1894. El libro está lleno de especulaciones sobre la vida extraterrestre, tanto lunar como marciana, y vendió más de 100.000 copias en francés. Su libro de 1892 La Planète Mars et ses conditions d’habitabilité (El planeta Marte y sus condiciones para la vida) apoyó la idea de los canales marcianos construidos por una civilización avanzada.

Flammarion no fue el creador de la idea de los canales marcianos. Esa distinción vino del científico italiano Giovanni Schiaparelli. Y para comprender ese cuento es necesario que aprendamos algo de astronomía básica.

El período orbital de Marte es de 687 días terrestres, y su órbita también es muy excéntrica, desde 207 millones de kilómetros hasta 250 millones de kilómetros del Sol. En consecuencia, aproximadamente cada dos años, Marte y la Tierra están relativamente cerca de la oposición. Este término significa que Marte estaba frente al Sol y, por lo tanto, se podía ver directamente sobre su cabeza a la medianoche. Cuando se toma en cuenta la órbita de la Tierra, aproximadamente cada 15 años los dos planetas son especialmente cercanos. Debido a estos factores astronómicos, los años 1877, 1892 y 1909 fueron especialmente auspiciosos para ver a Marte, ya que parecía ser aproximadamente el doble de ancho que en los demás años.

Mientras los astrónomos habían observado Marte durante milenios, fue en 1877 que las crónicas marcianas se calentaron, porque ese fue el año en que Giovanni Schiaparelli informó haber observado “canali” en Marte. Canali es una palabra italiana que significa “canales (Channel, en inglés)“, pero fue mal traducido al inglés como “canales (Canals)“. Y “canales (Canals)” tiene una implicación importante. Significa un curso de agua excavado artificialmente. En una época en que el Canal de Suez se había abierto recientemente (1869) y la excavación del Canal de Panamá había comenzado (1881), es inevitable que la palabra excite la imaginación de las personas que la escucharon. En los 15 años transcurridos entre las oposiciones de 1877 y 1892, hubo especulaciones sobre la naturaleza de los canales e incluso un amargo desacuerdo sobre si existían o no. Los telescopios del día eran típicamente refractores y, en consecuencia, eran relativamente pequeños. Era bastante difícil resolver claramente las características en Marte, por lo que la cuestión de si los canales se observaban era necesariamente subjetiva. Si bien las observaciones de los años posteriores no se realizaron en las condiciones óptimas de 1877, otros de los más fuertes también informaron haber visto canales en observatorios de todo el mundo. Otros no lo hicieron y el debate se desencadenó dentro de la comunidad astronómica. NOTA IMPORTANTE: Es importante aclarar que otro de los conceptos aplicables a la palabra Canali (Channel) es también: Un camino, curso, dirección de pensamiento, o acción; solo por citar un ejemplo. De allí la importancia de que, al momento de traducir, se tenga que interpretar el contexto, y no adaptar a la primera palabra que nos venga a la mente.

La cuestión de los canales artificiales en Marte era apremiante, y los astrónomos esperaban la próxima oposición óptima en 1892 para resolver el problema. El libro de 1892 de Camille Flammarion sobre el hábitat de Marte y La vita sul pianeta Marte de Schiaparelli de 1893 (Que literalmente significaba Vida en el Planeta de Marte) fueron oportunos. El recibo de un científico en ciernes del libro de Flammarion como regalo de Navidad tuvo un gran impacto imprevisto en el debate sobre los canales marcianos y la conciencia del público sobre la cuestión.

Percival Lawrence Lowell nació en una familia adinerada en Boston, Massachusetts, el 13 de marzo de 1853. Su familia hizo su dinero en la industria textil Lowell, y él era un estudiante de sexta generación en la Universidad de Harvard. Lowell era un estudiante brillante e interesado en la ciencia. En su graduación universitaria en 1876, pronunció un discurso sobre la “Hipótesis Nebular” que describe la formación del sistema solar. Después de la graduación y la gira obligatoria por Europa, Lowell atendió los asuntos comerciales de su familia y viajó extensamente por el Lejano Oriente, donde escribió varios libros sobre Japón que fueron bien recibidos en los Estados Unidos.

En 1893, el año en que salió el libro con el nombre provocativo de Schiaparelli, Lowell recibió el presente que trajo pequeños hombres verdes al público. Después de devorar el libro de Flammarion, decidió convertirse en astrónomo a tiempo completo y centrarse en el planeta Marte. A mediados de enero de 1894, los periódicos de Boston informaron que Lowell había decidido financiar un observatorio en Arizona. La ubicación fue seleccionada debido a su altitud y cielos oscuros y despejados. Flagstaff, Arizona, se convirtió en el centro de la investigación marciana.

La investigación comenzó rápidamente, porque si se perdían la oposición de 1894, la siguiente oposición favorable era de 15 años en el futuro. El observatorio de Lowell subió rápidamente y giró sus telescopios hacia Marte. Inicialmente, él y su equipo usaron dos telescopios temporales, uno de 12 pulgadas y otro de 18 pulgadas. Él vio canales y muchos de ellos. Eventualmente 183 canales serían reportados por Lowell y sus asociados; el primer artículo salió a fines del verano de 1894 (Ver siguiente figura).

 

Percival Lowell y sus asistentes catalogaron muchos canales que creían haber observado en la superficie de Marte. Este dibujo de 1905 da una indicación de la extensa red de canales que creía haber encontrado. Crédito: Lowell Observatory Archives.

Este artículo no solo describió los canales que observó, sino que fue mucho más allá, revelando su motivación subyacente. Porque, aunque los astrónomos tradicionales podrían querer entender a Marte, estaba claro que Lowell ya había tomado una decisión. Estaba seguro de que estaba viendo la firma de la civilización marciana. Se pensaba que Marte era un mundo viejo y moribundo, seco y cada vez más desolado. Creía que la antigua civilización de Marte había construido una vasta red de canales para llevar el agua de los casquetes polares a las zonas de latitud media y ecuatoriales en un intento por sobrevivir. Se pensaba que los parches oscuros que se observaban en los telescopios eran oasis en los que los marcianos tenían depósitos de agua y seguían teniendo una existencia dura y desesperada. Lowell detalló sus ideas en tres libros: Mars (1895), Mars and Its Canals (1907) y Mars as the Abode of Life (1908). Lowell no era simplemente un astrónomo aficionado. Era un vástago de una familia adinerada de Boston, encantador cuando quería serlo, y apasionado por sus intereses. Además de observar los cielos, Lowell se movió en círculos de moda. Su nombre y riqueza le dieron acceso a los motores y agitadores del día. Fue invitado a las fiestas de “Primero en la lista”, donde deslumbraría a los asistentes con sus ideas sobre Marte. Los editores de periódicos y revistas que asistieron conocían una buena historia cuando escucharon una. Las historias fueron impresas. Una gran cantidad de ellas.

Lowell ha sido llamado acertadamente el divulgador de astronomía más influyente antes de Carl Sagan. Las historias sobre él se salpicaron de manera notoria en las principales publicaciones periódicas. Por ejemplo, el 9 de diciembre de 1906, la edición dominical del New York Times publicó una columna sobre Lowell que ocupaba más del 80% de la portada, con el título “There Is Life on the Planet Mars“. El autor citaba con frecuencia a Lowell: “Este descubrimiento se debe al genio brillante, la energía persistente y el poder maravilloso en la investigación de Percival Lowell”.

Si bien la fama de Lowell en la prensa popular fue alta, hubo muchos escépticos en la comunidad científica. La situación no era una en la que solo había dos posiciones: canales y sin canales. Algunos astrónomos aceptaron canales, pero como fenómenos naturales, mientras que otros aceptaron marcas características en la superficie marciana que cambiaron con el tiempo y se tomaron como variación de la vegetación estacional. El astrónomo W. W. Campbell revisó el libro de Lowell sobre Marte y dijo: “Sr. Lowell fue directo desde la sala de conferencias a su observatorio en Arizona; y aceptó que sus observaciones establecieron sus puntos de vista pre-observacionales en su libro. “Campbell aceptó los canales como características reales, pero le pareció ridícula la atribución de las características como evidencia de trabajo inteligente. Campbell también era consciente de que la cantidad de agua disponible en la atmósfera de Marte era extremadamente baja y encontró que la falta de agua era una prueba convincente de que no podría haber civilización en el planeta.

El impacto de la defensa de Lowell se puede medir de muchas maneras, pero quizás la más fuerte es la aparición de historias de la civilización marciana en la ficción. Posiblemente la primera ocurrencia sería la novela de 1898 de H. G. Wells La Guerra de los Mundos (War of the Worlds). A fines de la década de 1880, Wells se formó como profesor de ciencias y escribió un libro de texto de biología. Sin embargo, en 1894 se unió a la revista científica Nature como crítico. Gran parte de su escritura sirvió para traducir las innovaciones altamente técnicas de la época victoriana en términos familiares para el lector educado. Su ensayo Intelligence on Mars, publicado en 1896 en Saturday Review, especulaba sobre la vida en Marte y cómo los habitantes podrían hacer frente a lo que él consideraba un planeta más viejo. Gran parte del artículo, incluida su conjetura de que los marcianos podrían trasladarse a otro planeta para sobrevivir, se encontró en su famosa obra de ficción La Guerra de los Mundos. Incluso incorpora los informes de un destello de luz observado en Marte por un astrónomo en 1894 (Y publicado en la edición de agosto de Nature) como el comienzo del libro. En alguna publicación posterior, platicaré sobre como La Guerra de los Mundos describe la invasión de la Tierra por los marcianos y su posterior derrota por parte de los microbios de la Tierra.

Lowell es una figura central de la emoción sobre la inteligencia marciana, pero él no fue el autor de la idea ni la resolvió. Era simplemente un verdadero creyente, elocuente y entusiasta, que se destacaba por comunicar su visión. De hecho, Lowell nunca abandonó realmente sus creencias, incluso cuando fueron descartadas por mejores medidas.

El año 1909 fue cuando hubo otra oposición particularmente favorable para Marte y cuando los canales marcianos fueron descartados, al menos en lo que respecta a la comunidad científica. El científico que desvaneció los sueños de aquellos que esperaban que se había demostrado que la humanidad no estaba sola en el universo era Eugene Antoniadi, un astrónomo griego que ganó fama en su vida posterior como erudito de la astronomía griega y egipcia antigua. El hecho de que Antoniadi fue quien resolvió el debate llegó con cierta ironía, ya que trabajó en el observatorio de Flammarion en 1894 y publicó sus resultados en la revista de la French Astronomical Society, que comenzó Flammarion. Pero así de pequeño es el mundo de la astronomía profesional.

Antoniadi pudo ver manchas oscuras de forma irregular en la superficie de Marte, pero concluyó definitivamente que los canales en sí eran “una ilusión óptica”. Su resultado llegó a los Estados Unidos, donde se estaba conectando una nueva clase de telescopios, los grandes reflectores El reflector de 60 pulgadas en Mount Wilson se dirigió a Marte, y el director le escribió a Antoniadi, diciendo: “Me inclino a estar de acuerdo con usted en su opinión … que los llamados ‘canales’ de Schiaparelli están hechos de pequeños regiones oscuras e irregulares. “Antoniadi continuó observando Marte, escribiendo su propio libro La planète Mars en 1930. Pero en 1909 el mundo astronómico siguió su curso.

Como suele ser el caso en estas situaciones, hubo verdaderos creyentes que se negaron a aceptar las nuevas conclusiones. Hasta su muerte en 1916, Lowell sostuvo que aquellos que no pudieron ver los canales estaban equivocados y haciendo un trabajo descuidado. Además, todavía tenía la atención de muchos de los líderes en los medios populares. Por ejemplo, en el número del 27 de agosto de 1911 de la revista Sunday del New York Times, un artículo titulado “Los marcianos construyen dos canales inmensos en dos años (Martians Build Two Immense Canals in Two Years)” describió dos canales, cada uno de mil millas de largo y 20 millas de ancho que habían aparecido en la superficie marciana La posibilidad de que estas fueran características naturales fue descartada en el artículo.

El público no fue tan rápido en renunciar a los canales marcianos como lo fue la comunidad científica. Primero, no estaban tan cerca de los datos como los astrónomos y, en segundo lugar, habían recibido un aluvión constante de historias, especulando sobre la cultura marciana y sobre cómo la civilización debe estar intentando frenéticamente salvarse. Era una saga apasionante y no una que se puede olvidar fácilmente. La saga Barsoom de Edgar Rice Burrough (Barsoom es el nombre marciano de Burrough para Marte) comenzó en 1912 con A Princess of Mars, y bueno, quizás también hable de esta icónica serie en alguna publicación futura.

Para cerrar esta entrada

La idea de que somos compañeros de viaje en este universo no es nueva. Como hemos visto aquí y puede seguirse en la lectura sugerida, ha habido siglos de discusiones sobre la cuestión de la vida extraterrestre; Eran teológicas, filosóficas y cuasicientíficas. Sin embargo, no fue sino hasta los últimos años del siglo XIX que el pensamiento de la vida de origen no terrenal se convirtió en un tema de conversación común fuera de los círculos de los altamente educados.

Las razones de la difusión más amplia son varias. Primero, la instrumentación científica se mejoró, permitiendo discusiones más definitivas entre los académicos. Después de todo, preguntas como la existencia de vida o inteligencia extraterrestre son empíricas, y no hay ninguna posibilidad de que una discusión teológica o filosófica resuelva definitivamente el debate. Las mejoras en los telescopios y la nueva técnica de espectroscopía permitieron discusiones sólidas, bien informadas por datos duros. Sin embargo, la ciencia mejorada no explica el cambio en el nivel al que se informó al público. Para esto, necesitas un método de comunicación. En la década de 1800, se realizaron mejoras en la tecnología de impresión y la forma en que el material impreso se presentó al público. La tecnología hizo que a las personas les resultara mucho más fácil aprender sobre el tipo de cosas que les interesaban, como lo demuestra la tremenda respuesta a la farsa lunar.

Como ya lo mencioné líneas arriba (Y espero escribir más al respecto, probablemente en el 2018), la primera mitad del siglo XX mostró un aumento de lo que ahora llamamos ciencia ficción. Mientras que las historias de extraterrestres no son los únicos cuentos escritos en ese género, los extraterrestres se volvieron de algún modo respetables, dada la gran cantidad de artículos periodísticos que la gente había leído sobre Marte. Esto no quiere decir que nuestra versión de los extraterrestres no haya evolucionado desde la primera década del siglo XX. De hecho, nuestra visión actual de los extraterrestres difiere dramáticamente de las especulaciones de Lowell, Wells y sus contemporáneos. Para entender cómo llegó a ser eso, debemos dirigirnos a un mundo convulsionado en la guerra, pero eso, será tema de otro día.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *