La Química del Carbono Parte 03. Aromaticidad

Una de las características más importantes de los compuestos orgánicos es su habilidad para formar moléculas con una estabilidad distintiva resultante de su aromaticidad, con los electrones del carbono vecino compartidos “en resonancia”. Un compuesto aromático es aquel en el que existen al menos dos estructuras equivalentes. El benceno es el ejemplo más simple, como se puede ver en la primera figura.

Los compuestos aromáticos son particularmente inertes (No reaccionan) o estables, y a pesar del nombre, no son necesariamente volátiles. Los anillos de benceno son fáciles de elaborar. Los hidrocarburos policíclicos aromáticos (PAH, Polycyclic Aromatic Hydrocarbon) son componentes estructurales comunes de tintes, hollín y partículas interestelares. Algunos ejemplos se observan en la figura 2. Los PAHs en la naturaleza, particularmente aquellos encontrados en las partículas interestelares, pueden incluir cientos de anillos de benceno fusionados y la mayoría comparten todos sus lados.

Esta entrada forma parte del V Carnaval de la Química, alojado en esta ocasión por el blog Scientia de José López Nicolás

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *